Make your own free website on Tripod.com

Esta Generación ha Mostrado Madurez y Valor Suficiente...*

Al Pueblo de México
A las Organizaciones Sociales que Acompañan la Lucha de Nuestros Hijos
Al Frente Universitario en Defensa de la Educación Pública y Gratuita


Nos encontramos de nuevo con ustedes en este magno escenario de los mexicanos honrados, que luchan tanto aquí como en su vida diaria por una mejor nación. Lo hacemos de nueva cuenta al lado de nuestros hijos, orgullosos de ser los padres de una nueva generación de universitarios a la que hemos denominado la generación de la dignidad en la UNAM, que se levanta para disentir frente a las intenciones de privatizar nuestra cultura y obturar el derecho que todos tenemos a una educación, y para protestar en contra de la imposición hecha por una camarilla de funcionarios.

El problema por el que atraviesa la UNAM es, en efecto, el de la confrontación entre dos proyectos de Universidad, uno que responde a las necesidades del pueblo de México y otro que obedece a requerimientos de los intereses minoritarios de este país. Si por ello la decisión de las autoridades universitarias de imponer un nuevo Reglamento de Pagos el día 15 de marzo provocó irresponsablemente un conflicto de la magnitud de esta huelga, los acuerdos del Consejo Universitario del 7 de junio resolvieron menos el problema, pues fueron igual de unilaterales, además de tramposos. Como ya lo hemos dicho, la gratuidad no es voluntaria y lo voluntario no se reglamenta.

Sin disminuir sus habituales actitudes prepotentes, después de más de dos meses las autoridades se han visto obligadas a sentarse por fin a dialogar con el Consejo General de Huelga. Con el temor de que los argumentos de los estudiantes -que no tienen, como ellas, nada que esconder- fueran dichos de frente a la nación, han hecho medra de los medios de comunicación sin estar dispuestas a permitir que los huelguistas cuenten también con los mismos espacios con los que ellos sí cuentan.

A la vez, exigen el levantamiento de una huelga sin responder en lo más mínimo a los reclamos de participación amplia, plural e incluyente que dieron origen al conflicto. Pretenden aparentar que la sociedad entera le está exigiendo al CGH "la devolución de las instalaciones", mediante expresiones minoritarias de cacerolismo de tinte fascista, encuestitas en el Internet, declaraciones a tontas y a locas de un presidente de la República (que más que un jefe de Estado, parece un rabioso funcionario segundón de la administración del director de Derecho), y amenazas de "perder el semestre" frente a un supuesto 98 por ciento que, según esto, sí asistió a las clases extramuros.

Ese supuesto dos por ciento que decidió continuar la huelga (que seguramente no tiene nada que ver con los miles y miles de estudiantes que ha logrado concentrar esta gran marcha) se enfrenta así, por obra y gracia de la mercadotecnia de TV Azteca y Televisa, a la supuesta nación entera que hoy, dice el rector, "reclama" terminar con un conflicto que los estudiantes no provocaron. Amenazan así con utilizar eventualmente a la fuerza pública y continúan hostigando a nuestros hijos con porros y paramilitares que a punta de balas persiguen en las madrugadas a quienes -como un honesto fotógrafo del periódico La Jornada-, hacen su trabajo en torno a la huelga. A falta de otros argumentos, estos son los que utilizan los administradores impolíticos o que se han posesionado de la UNAM y frente a los que los estudiantes se han alzado en forma legítima para protestar.

Pero las autoridades podrán decir y hacer lo que quieran, porque en el transcurso de tres meses esta generación de universitarios ha mostrado madurez y valor suficiente, como para hacer ver que la Universidad no es solamente del rector y de un puñado de funcionarios, sino que pertenece al pueblo de México y que es responsabilidad de todos y cada uno de sus miembros. Si entre estos universitarios existen diferencias, es por eso indispensable entonces que se discuta de manera responsable entre ellos, en un diálogo público, abierto y directo, como tal lo reclama el tránsito hacia la democracia en el que se dice que el país está empeñado.

De nuestra parte, reiteramos aquí ante ustedes miembros de los otros sectores de este gran frente universitario que ha iniciado el camino a recuperar la Universidad para nuestro pueblo, la decisión inquebrantable de acompañar a los estudiantes nuestros hijos, hasta el final en su lucha.

A las autoridades universitarias les conminamos a demostrar fehacientemente, con un diálogo de cara a la sociedad que hoy les está observando con toda atención, el nivel de universitarios que dicen tener.

Y a las autoridades civiles y militares de este país, les exigimos que se abstengan de hacer uso de cualquier medio policiaco, militar o paramilitar, como respuesta al diálogo que siempre se ha pedido a la Rectoría de esta Universidad y que nunca en todas estas semanas se ha mostrado realmente dispuesta a llevar a cabo.

¡Viva la Lucha del Consejo General de Huelga!
Los Estudiantes Universitarios ¡No Están Solos!


La Asamblea General de Padres de Familia de la UNAM



* Discurso de la Asamblea General de Padres de Familia de la UNAM, leído en el mitin realizado en el Zócalo de la ciudad, el día 9 de julio de 1999.



Por mi raza hablará el espíritu.




Sin Censura Sitio administrado por: El Monje.
Julio de 1999
Correo electrónico: monje@techemail.com

Anarquía Sin Censura